domingo, 18 de diciembre de 2016

Leyes de Murphy para las Bibliotecas y bibliotecarios

La Ley de Murphy es una forma cómica y mayoritariamente ficticia de explicar los infortunios en todo tipo de ámbitos.

  • Del libro más solicitado en la biblioteca, solo existe un ejemplar.
  • La información que uno lee, recuerda donde está ubicada y cree puede ser usada, jamás es solicitada.
  • Si falta una página, adivina dónde estará la información que necesitas
  • El momento en el que llegan más usuarios a una biblioteca, es aquel en el cual el bibliotecario está ocupado y por lo tanto molesto.
  • Cuando piden una información específica y sabes en que libro esta, la página esta arrancada.
  • Si estas distraído y llega un usuario que no te simpatiza mucho a pedirte una tijera aunque no quieras hacerlo, lamentablemente tendrás una tijera en tus manos.
Extensión: Aplica a reglas, borradores y sacapuntas.
  • Si tienes que hacer varias investigaciones, por lo común, olvidas un utensilio clave para desarrollar tu investigación.
Corolario: si anotaste la investigación en una hoja cualquiera, seguro era en una de un cuaderno diferente.
  • Si llegas preciso a realizar una investigación, seguro no llevas lápices.
  • El tiempo que tarda en cerrar una biblioteca es inversamente proporcional al tamaño de la tarea que debes hacer.
  • Si solo vas a la biblioteca por una tarea lo más seguro es que lleves un cuaderno diferente.
  • El tamaño del libro que te entrega el bibliotecario es directamente desproporcional al tamaño de tu tarea.
Explicación: Mientras más pequeña es tu tarea, más grande es el libro.
  • Cuando llegas a una biblioteca a leer, nunca sabes que quieres leer.
Corolario: El bibliotecario tampoco.
De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
FUENTE: universoabierto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...